miércoles, 8 de julio de 2015

Manual del progresista exitoso


Escribe: Dante Bobadilla Ramírez

Amigo: las recomendaciones que damos aquí te permitirán perfilar una carrera política exitosa, sobresaliendo en tu medio hasta ser considerado un hombre inteligente y sabio, pudiendo incluso, si tu constancia es suficiente, acceder a la presidencia de la república. No es broma. Ya se han visto casos. Las fórmulas que presentamos en este post han sido probadas repetidas veces y han demostrado su valía para llegar a la presidencia, más allá de lo científicamente demostrable. Van pues nuestros tips o recomendaciones para ser un progresista de éxito.

En primer lugar tienes que mostrar un pensamiento sumamente progresista. ¿Cómo se logra esto? Es muy simple: solo tienes que pensar igual que las grandes mayorías. Como buen progresista debes interpretar o asimilar el pensamiento generalizado de las masas y luego repetirlo como si fuera tuyo. Esto te asegurará que las masas se identifiquen de inmediato con tus planteamientos, colocándote en el pedestal de la fama. Serás admirado por tu sabiduría y por tus irrefutables ideas, pues provienen de la lógica aplastante de las masas. Si ellas creen que los cerdos vuelan, no te hagas problemas, tu deber es afirmar que ello es cierto. Y no solo eso: promete que siempre habrá suficientes cerdos volando para cubrir el cielo.

Todo tu discurso deberá girar siempre sobre el mismo tópico: el pueblo. Si pretendes ser más específico, menciona a los más necesitados. También puedes utilizar otros términos como pobres, marginados o excluidos. Ese debe ser tu tema central. No te preocupes por abordar otros temas de la política que ni tú ni el pueblo entienden. Sólo ocúpate de lo que el pueblo quiere escuchar. Debes mostrar mucho interés por los pobres, ya que eso te garantiza un perfil de gran sensibilidad social y porque significan muchos votos. O sea que eso es muy importante para tu imagen y para tu caudal electoral. Una manera de mostrar este interés es ofreciendo toda clase de ayudas al pueblo. Obviamente no de tu bolsillo sino del Estado. No estaría mal si dices que llevarás al Estado adonde no ha llegado. Ofrece ayuda del Estado por donde vayas: a los pescadores, artesanos, artistas, camioneros, jóvenes, etc. Ofrece créditos, pensión, becas, seguros, etc. Todo gratis. Lo que se te ocurra. No tienes que preocuparse de nada. Tú solo ofrece.

Paralelamente no olvides renegar del "sistema". Culpa al "sistema" de todos los males y anuncia el cambio. Tu mensaje debe girar alrededor del cambio. Haz del cambio una consigna. Si quieres aparecer con mayor contundencia habla de una revolución. Deberás incluir en tu discurso tópicos de moda como la inclusión social y la lucha contra la pobreza. Ah! y no olvides ser contundente en la lucha contra la corrupción. Afirma que todos los que pasaron por el poder son unos corruptos y que tú los meterás en la cárcel. Esto causará el delirio de las masas, siempre ansiosas por linchar a todos. Consigue asesores progresistas. No es nada difícil porque son los que abundan. Puedes buscarlos en universidades que son famosas por estar infestadas de rojos, progres y caviares. Ellos te prepararán mensajes llenos de contundencia combativa. Tendrás que agregar algunos conceptos misteriosos de imposible elucidación tales como la "redistribución equitativa de la riqueza", "el ordenamiento territorial", la "diversificación productiva". Otra vez, no te preocupes de lo que significa. Eso va dirigido a tus enemigos políticos que así tendrán en qué pensar y de qué escribir. Pero digan lo que digan, ignóralos y sigue repitiendo tus consignas. Acúsalos de corruptos. Recuerda que una mentira muchas veces repetida se convierte en verdad.

Es muy importante emplear un discurso recargado de palabritas sumamente elocuentes y sonoras. A la gente le encanta el floro y algunas palabras producen un efecto mágico. Abusa sin reparos de palabras como dignidad, igualdad, equidad, soberanía, reivindicación, justicia, derechos, pueblo. Hazte una lista de estos términos mágicos que causan un efecto contundente en las masas, y en especial entre los más jóvenes, quienes sin duda te apoyarán ciegamente con canciones y poemas. Marcharán con sus pancartas: "por más justicia y dignidad" y crearán incontables redes sociales con nombrecitos como "juventud rebelde" o "juventud por el cambio". Ah! y no olvides convertir todo en un derecho. Es fundamental hablar de derechos. Acá tienes que ser creativo: inventa derechos. Por ejemplo, derechos para los pequeños comerciantes, derechos para los usuarios de bancos, derechos para los viajeros, etc. Todos pueden tener algún tipo de "derecho". Recuerda que "derecho" es una de las palabritas mágicas. Promete leyes que garanticen estos nuevos derechos. Hasta puedes prometer Ministerios. Nadie podrá superarte si prometes un Ministerio de los Derechos Humanos. Y no olvides el tópico de moda: el medio ambiente. Es cierto que al pueblo le tiene sin cuidado el medio ambiente, y menos si se interpone en su actividad predadora informal. Así que no seas tan meticuloso en este punto. Ataca a las grandes empresas mostrándolas como explotadoras y promete su regulación para que los precios y los salarios sean más justos. Justicia y dignidad para el pueblo. Ese será tu lema. Definitivamente con eso alcanzarás el grado máximo de progresismo y podrás llegar a la presidencia.

Con todo eso ganarás la presidencia. Ya en la cima del poder, si realmente quieres que el pueblo te idolatre como a un dios. tendrás que controlar la economía por decreto, fijando precios y tipos de cambio a tu antojo, siempre en beneficio del pueblo. A esto llamarás con el pomposo nombre técnico de "planificación de la economía por parte del Estado soberano", con lo cual rechazarás ponerte al servicio del mercado. Acuña el mensaje "el mercado al servicio del pueblo y no el pueblo al servicio del mercado". También puedes decir que aplicas "una economía con rostro humano". Bajo esa consigna podrás manejar la economía a tu antojo. O por lo menos darás esa impresión gracias a los subsidios que aplicarás en varios servicios y productos para evitar que suban de precio. Cada vez que algún precio empiece a subir, aplicarás un subsidio y de este modo nadie percibirá lo que ocurre, pensarán que, efectivamente, tienes el control de la economía. Si la cosa sigue amenaza directamente a los empresarios y comerciantes con expropiarlos o meterlos presos si sabotean la economía. Y si siguen subiendo los precios declara que hay una guerra económica contra el pueblo y envía tropas a controlar los precios en los supermercados. Paralelamente debes crear un enjambre de licencias para que los empresarios no actúen libremente y dependan casi para todo del Estado (en última instancia, de ti). Poco a poco irás manejándolo todo con subsidios, regulaciones y amenazas, y así el mundo parecerá un paraíso administrado por ti. Nunca temas estatizar una empresa si no obedece tus dictados. Expúlsalos del país si son extranjeros y muestra que actúas en defensa de la nación. Adicionalmente no olvides maquillar las estadísticas. Esto es muy importante. Con todo esto tus niveles de aprobación en las encuestas subirán. No lo dudes. Hasta podrás ganar una reelección sin hacer trampa.

Busca en el mundo otros progresistas como tú, pues nunca faltan, al menos en Latinoamérica, África y algunos países del Asia islámica. Visítalos o invítalos a visitarte, o ambas cosas, y tómate fotos con ellos para mostrarlas como "apoyo internacional". Cuando alguien cuestione estas alianzas asegura nuevamente que son parte de las "decisiones soberanas de un pueblo independiente" y que tú no sigues los dictados del "imperio" y que estás a favor del "multilateralismo". Luego trata de formar con ellos un club de países progresistas. No tendrán nada que intercambiar salvo palabras, pero eso será lo más importante en sus cumbres: los discursos grandilocuentes donde anunciarán el advenimiento de un nuevo orden mundial, derrotando a los enemigos eternos de los pueblos oprimidos. Siéntanse fuertes y reten al mundo. Aprovecha estas cumbres para atacar sin reservas a cuanto rival político internacional tengas, y muy en especial al "imperio", es decir, al presidente de los EEUU, pues eso te dará definitivamente un perfil de progresista revolucionario valiente. Trata de usar palabras fuertes de grueso calibre. La diplomacia progresista no se supedita a la cortesía ni a la buena educación. Eso no lo entiende el pueblo. La diplomacia progresista revolucionaria se basa en gestos retadores al imperio, desplantes y bravuconadas. No dudes en expulsar al embajador del imperio si emite alguna opinión que no te gusta, y hasta puedes acusar al imperio de cualquier desgracia natural como una sequía o un terremoto. Si te aqueja alguna enfermedad, acusa al imperio de atentar contra tu vida. Usa tu imaginación para dejar al imperio en ridículo.

Si eres algo sensato quizá estés sospechando que hay una gran cantidad de contradicciones y falacias en todo este programa progresista que te recomiendo. ¡Pero eso qué importa! Tal vez ya sepas que es imposible para cualquier Estado soportar el servicio de tanto bienestar social, que eso es como una pirámide que tarde o temprano colapsará. Pero eres progresista y eso no debe preocuparte. No escuches las críticas. Anuncia que "a más crisis más revolución". Ante cualquier observación sobre la economía responderás que es obligación del Estado repartir la riqueza. Nunca retrocedas, al contrario, persevera y avanza más en las reformas. Afirma que aun no se le han cobrado los suficientes impuestos a los más ricos, y que podemos evitar que las empresas extranjeras se lleven nuestras riquezas. Dicho esto podrás subirle los impuestos a los más ricos. También podrás nacionalizar algunas empresas como si hicieras ofrendas al pueblo en medio de una ocasión especial y siempre con un ritual patriótico, y el clásico discurso progresista que asegura haber recuperado la soberanía y la dignidad. Y si deseas mostrar más dignidad puedes ignorar la deuda externa o comprarla a su valor devaluado de mercado, deshonrando la palabra del Estado y defraudando a los inversionistas que apostaron por tu país. Pero esas son consideraciones ajenas al progresismo. Tú podrás afirmar sonriente que aprovechaste las condiciones del mercado para beneficio del pueblo.

Sentirás que el dinero se te acaba cuando ya hayas empleado todas las Reservas Internacionales mediante el control del Banco Central, que obtuviste mediante una ley autoritaria o un amañado cambio constitucional. A esto apelarás solo después de haber echado mano de las pensiones de jubilación del sistema privado de pensiones, el cual liquidaste en nombre de la solidaridad y la igualdad, cosa que habrás hecho solo después de haberte apropiado de las divisas extranjeras de los bancos, acto que será presentado como un control estratégico de la fuga de divisas. Enseguida las empresas no podrán importar libremente, lo que te llevará al siguiente nivel de la planificación progresista estatal de la economía que es el control de divisas extranjeras, que en su grado extremo implica permisos para la gente que quiere viajar fuera del país, los que obviamente no son los más pobres ni los más patriotas, así que... ¡a quién le importan!

Prepárate para ser cuestionado. El progresismo no se puede detener por las críticas. Enfrenta a la prensa convirtiendo a los opositores en enemigos del pueblo, aliados del capitalismo y de los poderes fácticos. En cualquier momento aprovecha una acusación infundada para enjuiciar al medio, clausurarlo o negarle la renovación de su licencia. Trata a todos tus críticos como enemigos del pueblo y agentes de la CIA. Traza tu lema: a más críticas más socialismo. Mantén bajo amenaza a tus críticos, utiliza el Poder Judicial para enjuiciarlos y apresarlos, expropia sus empresas bajo la sospecha de acaparamiento y especulación, y asegúrate de tener el control de todos los poderes mediante la coerción, el chantaje, la usurpación, la destitución arbitraria y el cambio constitucional. De hecho, puedes mandarte hacer una nueva constitución progresista, con lo cual todas tus acciones tendrán legalidad.

A medida que surjan los problemas económicos siempre puedes pedir prestado a los países progresistas empeñando el futuro del país, vende las riquezas del país por adelantado, cede el control de algún recurso a un amigo progresista y poderoso a cambio de liquidez. Crea nuevos organismos públicos que se ocupen de controlarlo todo, cada segmento de la vida. Inventa un organismo para cada problema y dale un nombre rimbobante. Con todo ese panorama de control férreo de la economía y de la sociedad, consolidarás tu imagen y perfil de progresista. Nunca dejes de ser un progresista exitoso, aunque todo el sistema creado colapse sobre tu cabeza. Recuerda que la culpa de los males y problemas siempre será de otros. Prepárate para culpar a la oligarquía, al capitalismo y al neoliberalismo, a los poderes fácticos, a los grandes intereses de las transnacionales, a la CIA y a los EEUU, al "imperio", etc. El progresismo nunca pierde.

Después de que alguien arregle el desastre, siempre se puede volver a empezar.